Formas de trabajar

Entrevista: Jon Rimmer conecta a los fanáticos en los estadios de fútbol

Crear apps móviles y generar experiencias que propicien la compartición de datos entre fanáticos del fútbol no es tarea fácil. Esto implica lidiar con fanáticos entusiastas y con las mentes de negocios detrás de los clubes. También está el reto técnico de intentar compartir datos durante el frenesí de un partido cuando las redes se encuentran saturadas, y la necesidad de mantener la relevancia en un entorno comercial tan competitivo. Definitivamente, no es una tarea fácil.

Sin embargo, nada de esto fue una molestia para Jon Rimmer. Antes de que su compañía alcanzara el éxito, le preocupaba más coleccionar antiguos empaques de goma de mascar que el fichaje más reciente del Brighton & Hove Albion. Pero eso fue hasta que su colega tuvo la brillante idea que dio pie al nacimiento de InCrown.

¿Qué fue lo que te atrajo de las áreas de interfaz de usuario (IU) y experiencia de usuario (UX) como profesión?

Había trabajado en un ente gubernamental en el que tenían los libros más grandes que había visto en mi vida. Eran inmensos, del tamaño de un escritorio, y contenían todos los registros financieros de los proyectos viales de las carreteras locales, como la M25. Implementar el uso de computadoras en ese entorno a principios de los 90 era un tema complicado, y mi función era desarrollar el manual de usuarios para ese sistema nuevo. Fue entonces cuando comencé a darme cuenta de la brecha que había entre la tecnología y las destrezas de las personas.

Luego, cuando estaba en la universidad a principios de los 90, comencé a ver el impacto que tenía el Internet en la gente. En ese momento se conocía como "Ciberpsicología", y me interesó llevar el tema un poco más allá. Así que cursé un postgrado de "Interacción entre los humanos y la tecnología", que es el estudio del comportamiento en torno a la tecnología. La verdad, el tema estaba muy poco de desarrollado en ese momento.

¿Y de dónde salió la idea que le dio vida a InCrowd?

Ian, que era mi colega en ese entonces, era un fanático empedernido del fútbol. Un día estaba viendo a su equipo, el Arsenal, en un juego de la Champions League en la Allianz Arena de Alemania, y se había tomado una selfie, pero no pudo enviarla porque la conexión en el estadio no era buena. Ian pensó que, a estas alturas de la vida, debería ser sencillo enviar una foto desde un evento deportivo de gran magnitud.

Sabíamos que podríamos encontrar una solución; algo como una red de fanáticos que pudiera compartir la conexión en lugar de competir por ella. Y eso fue lo que impulsó el proyecto en un principio.

¿Cómo lo convirtieron en negocio?

Un amigo de la Universidad de Sussex tenía una subvención del gobierno para desarrollar proyectos de investigación en estadios de fútbol. Trabajamos con Brighton & Hove Albion y desarrollamos una tecnología para conectar a los fanáticos dentro del estadio o en las zonas aledañas en las que hubiera mala conexión. Eso generó algo de interés entre el resto de los clubes de fútbol y decidimos convertir el proyecto en una empresa emergente patrocinada por la Universidad de Sussex.

¿Ha sido un proceso exigente?

Al principio tuvimos bastante suerte. Brighton cuenta con red de talentos tecnológicos extensa y unida. Por eso, algunos la llaman Silicon Beach. Es decir, prácticamente contratamos a los amigos de nuestros amigos y comenzamos a expandirnos con naturalidad.

Cuando empezamos a recibir pedidos, tuvimos una repentina sensación de urgencia y contratamos a un par de personas rápidamente y uno de ellos no dio la talla. Tener que despedir a alguien tan pronto no fue fácil, pero ahora entiendo la importancia de integrar bien al equipo.

¿Cuáles son tus funciones actualmente?

Este último año me he estado encargando de reducir los riesgos. Básicamente ver qué pasaría si perdiéramos a un miembro del equipo durante un año, cosas así. En realidad, estaba tratando de asegurarme de que todos fuéramos reemplazables, pero formando un equipo en el que todos estén bien involucrados y trabajen bien en conjunto.

¿Cuáles son las ventajas de tu trabajo?

Al principio no era muy aficionado al fútbol, pero luego comencé a pasar más tiempo con los fanáticos y a experimentar por qué es tan especial para ellos. Un sábado de invierno, me llevaron a la puerta de un extraño en Peacehaven, a las afueras de Brighton, y conocí a un padre y su hijo que preparaban sus actividades del día. Tomamos un par de autobuses hasta el estadio y compartimos toda la experiencia.

Me gusta mucho Brighton. Considero que el simple hecho de poder ir caminando al trabajo y recibir visitas en el verano es una gran ventaja. Eso significa que podemos llevarlos de paseo al puerto a disfrutar de un helado. Las oficinas de Regus en Brighton también son una ventaja con una increíble vista a la bahía.

¿Qué características consideras importantes en el espacio de trabajo?

Al principio, era ideal tener un lugar para reunirnos con otras personas y disfrutar de esos momentos de oficina en los que discutes cosas y compartes ideas. Pero ahora se trata de poder utilizar el espacio físico un poco más.

Yo colecciono tarjetas y empaques de goma de mascar antiguos, y vamos a utilizar muchos de ellos de los años 20, y antes, para armar una exhibición en la pared de nuestra oficina. Nunca pensé que la basura que guardaba sería parte de una valiosa colección para nuestra compañía, pero en realidad es un excelente registro de momentos del deporte. Muchos fanáticos los recuerdan con mucho cariño.

Jon Rimmer es Cofundador y Director de InCrowd, una empresa con sede en las oficinas de Regus en Brighton, Reino Unido.

Tres consejos de Jon

  1. Evita los exabruptos. Haz una pausa y reflexiona antes de tomar una decisión.
  2. Dedica más tiempo a resolver problemas reales en lugar de ofrecer soluciones a problemas que no existen.
  3. Contratar empleados no se trata únicamente de encontrar las destrezas adecuadas, se trata de encontrar a las personas adecuadas. Busca personas entusiastas y que trabajen en equipo.